Blog Hofmann
Blog Hofmann

Igual que con el aperitivo, a todos nos gusta salir a hacer fotos cuando hace buen tiempo. Cuando el sol brilla en el cielo calentando el día, la gente o los animales parecen más vivos y los paisajes resultan más coloridos. Pero todos sabemos que este tipo de meteorología no se puede asegurar y, a veces, nos encontramos con la lluvia. Entonces ¿qué hacemos? Pues, aunque pueda resultar extraño, podemos alegrarnos bastante mientras nos vamos vistiendo con el impermeable, porque la fotografía con lluvia es una de las más agradecidas, y además casi siempre recompensa con agradables sorpresas.

Fotos con lluvia1. Protege la cámara

Resulta evidente pero nunca está de más recordar que el agua y los dispositivos electrónicos no se llevan nada bien. Proteger la cámara de la humedad y el agua es una regla básica cuando salimos a hacer fotos al exterior, y más aún si es en un día de lluvia. Basta con guardarla debajo del abrigo o en alguna funda para ofrecer una protección más que adecuada. Luego, en el momento de hacer la foto lo primero es resguardarla de la lluvia como sea… (Queda abierto a la imaginación de cada uno) y, por supuesto, limpiar bien la lente delantera de los posibles restos de agua. Si el lugar en el que vives, o el tipo de foto que te gusta lo reclama, siempre puedes hacerte con una cámara impermeabilizada, que no sumergible, para disfrutar de la fotografía sin miedo a los gotones.

Fotos con lluvia2. Usa reflejos y gotas para hacer tus fotos

Ya hemos visto que hay que proteger la cámara del agua, pero esto no significa que sea nuestro enemigo, de hecho es nuestro aliado a la hora de generar nuevas ideas para nuestras fotos. ¿Cómo? pues aprovechando aquellas situaciones que solo se dan cuando llueve o hay agua.

Sacar una foto del suelo no parece tener demasiado encanto, pero si hay un charco y sacamos el reflejo la cosa cambia. Lo mismo puede decirse de una simple ventana que en una situación normal puede generar un molesto reflejo pero que en un día de lluvia, salpicada de gotas de agua, puede resultar una imagen tremendamente evocadora. Incluso el agua en movimiento mientras cae del cielo o cuando choca en el suelo con los charcos puede generar un entorno exclusivo para muchas imágenes. Libera tu imaginación.

Fotos con lluvia

3. Duplica la luz

Aunque pueda parecer raro, los días de lluvia resultan excelentes para hacer fotografías, al menos desde el punto de vista de la luz. Normalmente suele estar nublado, lo que significa que la luz se proyecta de forma más difusa y durante más tiempo que cuando el sol da directamente. Esto evitará las sombras duras y, lo que es mejor aún, será así de homogénea durante todo el día con independencia de la hora.

Pero aún tenemos una bola extra, y es que el suelo mojado refleja la luz con lo cual tenemos disponible casi el doble de luz que en una situación habitual, y además procedente de dos puntos diferentes, el cielo y el suelo. Algo único que nos permite obtener unas fotos geniales. Aprovechar esta singular iluminación da siempre unos resultados sorprendentes.

como hacer buenas fotos

4. Fotos en blanco y negro

Suele decirse que los días de lluvia son días grises. Pues bien, nada mejor que un día sin color para apostar por las fotos en blanco y negro. La peculiar sensación que transmiten las imágenes monocromáticas resulta ideal para resaltar el contraste, modelar las luces y potenciar las formas. Todo ello nos lleva a tener que esforzarnos en obtener imágenes más elaboradas y trabajadas, pero a cambio podemos obtener resultados mucho más llamativos.

Fotos con lluvia

5. Juega con la cámara de fotos

Como hemos visto en las fotografías con lluvia, la luz toma mucho más protagonismo que en otras situaciones. Así pues es un buen momento para jugar con ella de forma creativa y ver qué ocurre.

Una buena idea puede ser apostar por la fotografía nocturna, contando con que tenemos la ventaja de que el agua del suelo va a reflejar las luces y las formas del horizonte. Buscando la hora adecuada, que combine algo de luz natural y algo de luz artificial, obtendremos unas imágenes llenas de color y magia. Otra opción muy relacionada con lo anterior es usar una exposición de varios segundos -lo que se conoce como larga exposición- con lo que añadimos estelas de luz a la imagen, algo que ya vimos en el post sobre fotografiar la Navidad.

Fotos con lluvia

Y, por supuesto, cuando tengas una buena colección de fotos con lluvia, con sol, con flores y con hojas, siempre puedes recopilarlas para imprimir uno de los calendarios con foto Hofmann para ti o para compartir. Su edición es sencilla y puedes personalizarlo de infinidad de maneras para poder tener un calendario de mesa o de pared, poner una o varias fotos por mes, planificador…  y es una original forma de disfrutar de tus fotos cada día.

calendario con fotos

By: Juan Castromil  @castromil y Carolina Denia @CarolinaD