Blog Hofmann
Blog Hofmann

Estamos en verano y no nos puede gustar más esta época del año, porque tenemos tiempo de hacer una de las cosas que más nos gusta: ¡Viajar! Más cerca o más lejos, lo importante es poder salir unos días a desconectar y, por supuesto, tener unas fotos de verano bonitas para el recuerdo. Las fotos de viaje no suelen quedar siempre como nos gustaría, y es posible caer en la típica foto con monumento. Por eso os vamos a dar cinco pequeños consejos para conseguir unas fotos increíbles de vuestro verano.

Ideas para hacer fotos chulas en verano

1. Sé original

Huye de las fotos típicas con los puntos de interés de todos los turistas. Cambia el punto de vista. Piérdete por calles que no son las más transitadas. Fíjate en el ambiente, en los colores, en las luces… La foto que todo el mundo tiene siempre suele ser aburrida.

2. Haz fotos de la gente local

Acércate sin miedo, conócelos y pídeles permiso. Los retratos más auténticos son en los que se percibe el vínculo entre fotógrafo y “modelo”. Como decía Robert Capa “Si tu fotografía no es lo suficientemente buena, es porque no estabas lo suficientemente cerca”. La gente es un buen recuerdo de los sitios que visitas.

3. Cuenta tu propia historia

Haz de tu viaje un relato fotográfico. Dale un sentido y una cronicidad, siempre será mejor para recordarlo y tendrá un sentido para el que lo vea.

4. Fotos bonitas de paisajes de verano: la composición

Muchas veces quedamos deslumbrados por paisajes alucinantes que queremos plasmar corriendo en nuestra cámara, pero no lo conseguimos. Párate a pensar un poco una buena composición. No siempre más información en la foto es mejor, juega con la perspectiva y los elementos.

5. Haz fotos en las que aparezcas tú y tus compañeros de viaje

Las fotos de postal están muy bien, pero compartir un viaje y sus experiencias es lo mejor de viajar. Captura esos momentos, porque te harán recordar las mejores anécdotas.

En los viajes pasas mucho tiempo de espera, de transporte… momentos que nosotros aprovechamos para revisar y editar nuestras fotos. Ahora incluso creamos nuestro pequeño recuerdo durante el camino. Con la App de Hofmann podemos componer un smartalbum con nuestras fotos favoritas y pedirlo directamente desde la aplicación.

BY @nachouve

Editado por Hofmann

Cómo hacer fotos en la playa

Fotografía y vacaciones son dos conceptos que se atraen. Casi lo mismo puede decirse de vacaciones y playa. Siguiendo el silogismo, la playa y la fotografía también deberían llevarse bastante bien. Por lo tanto hoy vamos a escudriñar algunos trucos para conseguir mejorar nuestras fotografías en la playa.

Lo primero que hay que saber es que la playa es un entorno hostil para las cámaras. Agua salada, arena, altas temperaturas y demás. Esto significa que o bien tienes una cámara todoterreno o debes tener un especial cuidado con ella.

Pero las malas noticias no acaban aquí. Las condiciones de la exposición también están en nuestra contra: el sol, una luz muy potente creando sombras, el alto contraste entre la arena y el mar o la gente molestando en el encuadre todo el rato, tampoco ayudan.

Sin embargo, y aquí viene lo bueno, las fotos en este entorno pueden ser maravillosas. Para ello existen unas sencillas reglas que podemos seguir para mejorar los resultados, o cuando menos no caer en los errores típicos. Y lo mejor es que si al final obtenemos una buena imagen, siempre podemos caer en la tentación de hacer un póster o una impresión de gran tamaño con ella.

Imprimir mi póster

¿Qué fotografiar en la playa?

Un día de playa puede dar mucho de sí, y capturar todas las actividades de la jornada puede resultar divertido. La cantidad de situaciones que podemos capturar con nuestra cámara para contar una historia atractiva es limitada pero interesante. Desde los típicos paisajes y puestas de sol, hasta los retratos -evitando las poses playeras artificiales- de niños o mayores. Tampoco podemos dejar de aprovechar cualquier tipo de actividad acuática o deportiva que puede fotografiarse desde la distancia con un buen teleobjetivo o de cerca con una buena cámara acuática. Todo ello se puede complementar con detalles de la naturaleza como conchas, artificiales, como castillos de arena, o culinarios, como la comida del chiringuito.

Consejos para hacer fotos en la playa

Cuidado con el sol

Aunque la luz es nuestra amiga, el sol es nuestro enemigo. Esto es así porque el sol en la playa emite luz de alta intensidad, especialmente en las horas medias del día. Este tipo de luz produce sombras muy duras -especialmente en los retratos-. Lo ideal es fotografiar a primera o última hora del día, cuando la luz es más suave y además crea un ambiente relajante.

Si no hay más remedio que fotografiar gente con el sol cayendo a plomo, siempre se puede recurrir a buscar una zona de sombra bajo unos árboles o un toldo. Si todo esto falla, el último cartucho que podemos usar es el flash de relleno. La luz adicional del flash al menos atenuará las feas sombras cenitales que se forman en la cara.

Evitar contraluces

Directamente relacionado con lo anterior y salvo que busquemos precisamente hacer una foto a contraluz -cosa más complicada de lo que parece- debemos evitar hacer fotos con el sol detrás del objeto principal. Por muy bien que parezca salir en la previsualización, tener una fuente de luz tan potente detrás va a rebajar el nivel de detalle y colorido de la imagen. Además, en general lo que nos interesa es iluminar a los sujetos.

Ojo, eso no significa que los contraluces salgan mal. Si conoces bien la técnica el resultado puede ser precioso y la playa puede ser un buen lugar para empezar, por ejemplo al atardecer entorno a la puesta de sol.

Perspectiva, encuadre y fondo

La clave de una buena foto está en los detalles. Detalles como dedicar unos segundos a buscar una buena perspectiva y un mejor encuadre puede ser la diferencia entre una foto aburrida o una memorable.

En una situación normal de playa el terreno está inclinado y eso significa que salvo que el fotógrafo modifique su punto de vista, el fondo de la imagen va a ser arena o agua. Esto puede saturar de elementos la imagen y distraer la mirada sobre el objeto principal. Por eso a veces agacharse un poco en este tipo de fotos puede dar un punto de vista nuevo y menos atiborrado, dejando la arena o el mar en el tercio inferior de la imagen, con la línea del horizonte por debajo del protagonista.

Igualmente es importante controlar en la medida de lo posible el fondo de la imagen y el encuadre. Usar las reglas clásicas de composición siempre es una buena idea y si es necesario esperar unos minutos para que todo encaje (luz, gente, olas, etc.)… pues se espera.

Trucos para fotografía en la playa

Un truco: el polarizador

Un truco 100% no digital pero que puede ayudar a obtener unas imágenes más atractivas es usar un filtro polarizador delante del objetivo. Este tipo de filtro elimina los reflejos así como las luces parásitas, mejorando la saturación de los colores (por ejemplo hace que las nubes parezcan más blancas y el cielo más azul).

Usa un único elemento

Intenta centrar la atención en un elemento concreto: una palmera, el acantilado que delimita la playa o tus propios hijos. Sin duda los elegirás a ellos y es normal, son lo más bonito de la playa.

Cómo hacer fotografías con niños en la playa

Si quieres un retrato de tus peques, siempre es mejor que sea un primer plano aunque sacrifiques una parte de esa playa paradisiaca que te apetece recordar para siempre. La foto quedará mejor y siempre puedes hacer una solo de paisaje. Y otro consejo para los retratos de los niños: no insistas en que te miren. Posan mejor si están jugando entretenidos y la foto quedará preciosa.

Cuida también las combinaciones de colores en la ropa de los pequeños. Los conjuntos marineros van muy bien con un paisaje playero, pero no son los únicos. Juega con la imaginación y evita estampados demasiado finos. No suelen gustarles a las cámaras.

By: Juan Castromil  @castromil y Carolina Denia @CarolinaD

Editado por Hofmann

Fotos originales de verano en la naturaleza

Para hacer vuestras fotos en la naturaleza, atentos a estos consejos que seguro que también os resultan muy útiles:

Colores complementarios

Si vuestro fondo es principalmente verde, una buena apuesta sería que ropa y complementos fueran rojo, naranja o rosa. Estas combinaciones siempre quedan bien, lo que no significa que sean las únicas posibles así que, como siempre, si no están entre vuestros favoritos… ¡improvisad!

Crear profundidad

En la montaña hay elementos siempre, en todas partes. Intentad que éstos creen profundidad. Unas ramas en primer plano, los niños en segundo, una cascada detrás… Es un recurso sencillo y con muy buenos resultados.

Fotos naturales en la montaña

Si estáis disfrutando de una jornada de senderismo, por ejemplo, no penséis en una foto para enmarcar: ¡naturalidad al poder! Dejad a los niños despeinados, con cara de cansados, disfrutando a tope… intentad reflejar en su mirada la diversión de una jornada de deporte. ¡Os encantará el resultado! Y quién sabe, quizá sí se convierta en una foto para enmarcar.

Fotos espontáneas de verano en la naturaleza

La naturaleza siempre guarda sorpresas: riachuelos que ofrecen un baño inesperado (siempre extremando la precaución), hojas que podéis coleccionar, animales desconocidos a los que perseguir, piedras de mil y una formas… Convertid vuestras fotos en un diario de las vacaciones e intentad inmortalizar esa emoción que nace de cada nueva sorpresa.

Cuidado con las sombras

Si estáis en la naturaleza en una zona con vegetación, es posible que vuestro gran enemigo sean las sombras. Como en la playa, evitad las horas con el sol más alto y considerad utilizar el flash como apoyo para matizar las sombras.

Y lo principal siempre es que lo estéis pasando bien. Eso se notará en los resultados y en las caras de los modelos 🙂

Texto e imágenes por @mamatieneunplan

Editado por Hofmann

Ya sea en playa o montaña, nuestro último consejo, el más importante de todos: no os quedéis sin imprimir tus fotos.

Imprimir mis fotos

Hacer un álbum de las vacaciones es siempre un gran recuerdo y, aunque parezca que no os dará tiempo a diseñarlo, seguro que sacáis algún ratito y el resultado merecerá la pena. Y, si no, siempre podéis imprimir fotos al estilo tradicional o dándolas un toque retro (ideales para regalar a los abuelos y que las lleven encima para presumir de nietos).