El año escolar llega a su fin y, para los que seguimos pensando en los años como cursos escolares, es un momento especial. Sobre todo para los peques, que pasarán el verano sin ver a sus mejores amigos y compañeros de clase. Para que los reyes de la casa tengan un bonito recuerdo del año que han pasado en el cole, es el momento ideal para recopilar los mejores recuerdos y plasmarlos en alguna de las modalidades de álbum Hofmann. Puede ser, igualmente, una bonita actividad para mantenerlos entretenidos los primeros días de vacaciones. Ellos mismos pueden seleccionar las imágenes que más han marcado sus últimos meses y, por qué no, editar por sí mismos su álbum (con la ayuda de los papis si es necesario). En el álbum de fin de curso no pueden faltar…

Excursiones

Son el momento más esperado por los niños durante el curso; para muchos es, incluso, la primera vez que pasan unos días entre amigos y sin sus padres. Tener un recuerdo tangible de esas experiencias será algo que siempre recordarán, además de poder ver a sus compis cada vez que quieran durante sus vacaciones.

Fotos de grupo

Las hacen en todos los coles y, con el paso de los años, será divertido que vean cómo han cambiado, la ropa que solían llevar o quién era su tutor/a de ese año. Esta imagen podría ocupar las páginas centrales del álbum, por ejemplo, a doble página.

Cumpleaños

Si su cumple no es en verano, seguro que ha sido una bonita fiesta con muchos de sus compañeros de clase; uno de los momentos más importantes del año, sin duda, que merece un lugar especial en nuestro álbum de fin de curso.

Amigos

Los mejores amigos de la infancia, por mucho que pasen los años, nunca se olvidan; y, en los mejores casos, nunca se pierden. Las primeras salidas en grupo al cine o al parque, el día que su mejor amigo/a vino a comer a casa, cuando se disfrazaron juntos –la fiesta de carnaval también puede ser una “sección” de este álbum- etc. son momentos que no deben quedar relegados a la memoria de una cámara o un móvil pues, aunque en el día a día nos parezcan cotidianos, sólo tenemos que echar la vista atrás para darnos cuenta de lo importantes que fueron cuando nosotros los vivimos.

En clase y en el recreo

Un día en clase, la hora del recreo, actividades extraescolares… son, igualmente, importantes para los niños. Y es que a veces, las acciones más cotidianas, las que repetimos cada día, son las que dan sentido a la vida; también a la de nuestros peques. ¿O es que no recuerdas los nervios y la ilusión que sentías cuando ibas al cole minutos antes de que sonase la señal para salir al recreo?

Las opciones de edición de Hofmann son muy amplias (tanto en álbumes como en libros), por lo que los peques, que ya nacen sabiendo utilizar un ordenador, pueden jugar con ellas y realizar el álbum a su gusto y medida.  Los cuadros de imágenes de colores, los cliparts, las frases, la posibilidad de girar las imágenes, etc… harán volar su imaginación y potenciarán su creatividad para hacer el álbum a su gusto. ¿No os parece una bonita actividad para hacer en familia los primeros días de verano?