Nuestro país es muy bonito, tiene buen clima, se come fenomenal, somos más majos que las pesetas y tenemos unos paisajes preciosos y, lo mejor de todo, cada uno de su padre y de su madre.

Eso hace que viajar por aquí sea una delicia y pararnos durante días en sus pueblos una pasada. Que queremos playa, playa; que interior, interior; que blanco, blanco; que con suelo de piedra, pues eso; que verdes con casas de piedra, así, maravilloso.

Si estabas planeando un viajecito, os recomendamos algunos de los pueblos más bonitos de España. Esperemos que aprecies su belleza porque como decía Oscar Wilde, “quien no lo hace es un…”, dejémoslo en que no mola. Y si se nos ha escapado alguno que, a tu entender, no puede faltar en la lista, no dudes en decirlo en los comentarios 😉 

Los 9 pueblos más bonitos de España

Altea

El Santorini español, no está en Grecia pero es lo más mediterráneo del mundo. Sus casas blancas y sus dos azulísimas y brillantes cúpulas, nos situarían en Andalucía, ¡pero tampoco! Y por sus aires bohemios, diríamos que estamos en Túnez… pero no es así.

En serio, ¿dónde estamos? En Alicante. En el pueblo más bonito de la Costa Blanca.

Cudillero

La villa marinera más bonita de España se encuentra escondida en el mar, pero no oculta la belleza de sus casas de mil colores que forman su famoso anfiteatro.

Un pueblo que huele a mar y en el que se pesca mucho, lleno de tradiciones que aún hoy en día se practican. Pura inspiración marinera en Asturias, para aquellos fotógrafos que busquen lo más bonito de los océanos.

Fornalutx

Os presentamos al pueblo más bonito de España. O, al menos, así es como se suelen referir a él. Está en lo más alto de la Serra de Tramuntana, sobre el valle del Sóller, en Mallorc, y sus casas son de piedra con tejados rojos que combinan divinamente con el olor a jazmín y limonero que lo rodean.

Si tenías una imagen de pueblo mallorquín tradicional, éste lo supera. Es de visita obligada, en serio.

Frías

En su largo viaje, el Ebro, al norte de Burgos, deja la ciudad más pequeña de España: Frías. Una pequeña gran ciudad.

Su sabor medieval no te abandona en ningún momento, cuando paseas y encuentras monumento tras monumento. Su puente medieval de nueve arcos es algo que tienes que ver alguna vez en la vida.

Fuenterrabía

Pegadita a Francia, esta maravilla costera tiene uno de los cascos históricos más bonitos y con más ambiente de Guipúzcoa. Si quieres verano, aquí está el de tus sueños. Playa, diversión, belleza… ¿Qué más se puede pedir? 

Pedraza

Ir a Pedraza es una manera de viajar en el tiempo, gracias a que posee solo una entrada en su muralla, la Puerta de la Villa, con el escudo de Velasco Sobre ella.

Es indispensable callejear por sus calles empedradas y contemplar sus palacios y casas nobles. Seguro que si te cruzas con uno de sus 125 habitantes, te explica alguna que otra historia.

Ronda

En la Serranía de Ronda, entre exuberantes valles, se encuentra un precioso pueblo blanco que, casualmente, es el tercer destino más visitado de Málaga.

Las vistas desde el Puente Nuevo -pero terminado en 1793- son impresionantes, y como monumento, también. Desde ahí puedes hacer unas fotos con las que tu cámara estará encantada.

Santillana

No sabemos si llamarla villa o, directamente, museo. Está tan bien conservada que solo puede visitarse a pie.

Casas góticas, palacios, la Colegiata Santa Juliana, la Torre de Don Borja, la Plaza de Ramón Pelayo, la Casa de los Quevedo y Cossío, la de Leonor de la Vega… La UNESCO ha tenido trabajo aquí.

Setenil

Llegamos al Cádiz profundo, tanto como una cueva. No te puedes ir de tapitas y masitas debajo de una roca gigantesca en cualquier lugar; de hecho, solo puedes hacerlo en Setenil.

Y también dormir, ya que sus casas están debajo de la roca (abrigos bajo las rocas), construidas a partir de la pared sin excavar. Si quieres verte inmerso en un cuento como el de Ali Baba, pero sin mal rollo, es tu sitio.

¿Tienes ya decidido tu próximo destino? No te olvides de inmortalizar todos tus momentos y ¡hacerte un Hofmann con ellos!

Tags : Viajes