Blog Hofmann
Blog Hofmann

Nieve con niñosCada año por estas fechas hay aventura, nos vamos a la nieve. He tenido la suerte de que mis padres me llevaron desde muy pequeña a esquiar, así que adoro este deporte. No creo que pudiese vivir sin él, por eso intentamos ir por lo menos una vez al año.

Ahora me toca el turno a mí y llevar a los niños y que se enganchen a este deporte.

Todavía me sorprendo de que este deporte nos guste: ponerse capas y capas de ropa, que si el casco, que si los guantes, las gafas, ponerse las botas, que te duelan las espinillas, las colas… Pero todo desaparece cuando bajas las pistas, cuando ves a los peques bajar como balas.

Personalmente, creo que la edad para empezar a esquiar son los 5-6 años, es un momento en el que ya empiezan a tener fuerza en las piernas y son capaces de hacer la cuña o casita y comenzar a bajar, no tienen casi miedo y son como esponjas.

¡Y siempre con cursillo o profesor! Si se quiere aprender bien es necesario.

No os voy a engañar, el esquí no puede ser calificado de “deporte barato”, pero si es verdad que cada vez los precios son más asequibles. Si podéis ir en temporada baja a cualquier estación, muchísimo mejor. Todo sale más barato, desde el forfait de acceso a las pistas hasta el alquiler de los equipos y por supuesto el alojamiento.

Los imprescindibles para que la aventura en la nieve sea segura y divertida:

Esquiar con niñosEs fundamental que los peques estén bien equipados, así no tendrán excusa para dejarlo. Que si el frío, que si me hacen daño las botas… Cuanto mejor los equipéis, mejor estarán y más disfrutarán. Los lugares más críticos, son manos y pies. Para las manos unos guantes térmicos y unas manoplas lo mejor.

El casco es imprescindible: tanto para pequeños como para mayores, aunque no sienta muy bien, es fundamental para nuestra seguridad y la de los más pequeños de la casa.

La protección solar: no se puede salir sin ella, cuánto más alta mejor. No os olvidéis de nada, hasta las orejas tienen que estar protegidas del sol. La nieve actúa como espejo del sol y podemos quemarnos en los lugares más insospechados. Os lo digo por experiencia, una vez me quemé los párpados porque me olvidé de ponerme crema y eso que llevaba gafas.

Gafas: no sin mis gafas, ese debería ser el credo antes de salir de casa. Unas de sol y unas de ventisca.

Equipación de esquíAhora que hemos repasado brevemente lo que necesitamos, vamos con las fotos.  La nieve como el mar es un lugar genial para hacer fotos.  Luz y un reflector natural, ¿qué más se puede pedir?

Os dejo con algunas “postales” que hicimos en nuestra última escapada.

Escapada a Sierra NevadaEscapada a la nieve

Esquí en Sierra Nevada¿No os parecen preciosas? Está mal que lo diga, pero la verdad es que no hay que hacer casi esfuerzo para sacar fotos bonitas, el marco ya es tan alucinante que simplemente un click y listo. Me voy a hacer un SmartAlbum® ya con todas estas postales que fui publicando en mi Instagram.

El esquí es un gran deporte para disfrutarlo en familia. Todo el mundo se divierte, cada uno baja a su ritmo los ratos de los remontes son todos juntos, las comidas, las pequeñas paradas, el après ski…

 

By: Lucía Sández @babybaballa