A escasas horas de que hagan su entrada triunfal en nuestras ciudades Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente, habrá quienes aún no hayáis escrito la carta. ¡Menos mal que existe la magia y vuestros últimos encargos aún pueden llegar a tiempo a sus oídos!

Para que no demoréis más, os damos algunas ideas de lo que podéis pedir este año para vosotros y para vuestros seres queridos.

Las cosas que no pueden faltar en tu Carta a los Reyes Magos

Pasar más tiempo con la familia

Estos días que han quedado atrás son las fechas clave de reuniones familiares. Pasar unas horas con los primos, los tíos, padres y abuelos nos puede hacer realmente felices. Tras la despedida y la vuelta a la rutina nos invade un sentimiento de nostalgia que nos hace reflexionar sobre por qué no nos vemos más. ¿Es tan difícil? ¡Para nada lo es! Y menos difícil será si se lo pedimos a los Reyes Magos. La solución será buscar alguna fecha intermedia a lo largo del año que sirva de excusa para esas reuniones. El cumpleaños de algún abuelo, celebrar el día de la madre o el día del padre son algunos ejemplos de momentos perfectos para reclamar esa unión y pasar más tiempo juntos en familia.

Muchos planes con los amigos

Un amigo de verdad es aquel que, aunque pasen los meses, cuando os volvéis a ver es como si el tiempo no hubiera pasado entre vosotros. Pero, no nos engañemos, el tiempo pasa para todos y para todo. ¿Cuánto hace que no hacéis un viaje de amigos? ¿Cuándo fue la última vez que os juntásteis todos? Los momentos con los amigos son especiales. Recordar anécdotas de cuando teníais algunos años menos, reíros por todo, comentar cada situación… Esos ratos están al alcance de todos, pero hay que sacar tiempo para verse. Pedirle a Melchor, Gaspar y Baltasar algún fin de semana libre al año para juntaros los amigos será un buen encargo, sin lugar a dudas.

Quedar con los compañeros de trabajo fuera del trabajo

¿Cuántas veces al salir del trabajo tenemos mil cosas que hacer y nos vamos corriendo? Tener relación con los compañeros de trabajo más allá de la rutina del día a día aporta muy buen ambiente y fortalece las relaciones interpersonales. Parece fácil, pero realmente cuesta sacar un tiempo para tomar algo o ir de cena con los del trabajo. No sería mala idea pedir en la carta de este año ser el portavoz entre tus compañeros para llevar a la voz cantante a la hora de proponer un afterwork. ¿Qué os parecen unos jueves cañeros? Así el primer jueves de cada mes podríais ir a tomar algo al salir del trabajo. Por excusas no será.

Más momentos con tu pareja

Con la pareja es con quien más confianza tenemos al fin y al cabo, y es a quien menos nos cuesta decir “hoy prefiero quedarme en casa y descansar” cancelando el plan romántico de turno. Sin embargo, el año puede estar lleno de momentos juntos inolvidables.

Juntarse es disfrutar, es compartir momentos. No olvides capturar todos esos momentos juntos en una fotografía para revelarla y completar un álbum con los mejores momentos del año.

¡Este año, juntarse con tus seres queridos es el mejor regalo de Reyes!