Fotografía

Cámaras lomo: cómo funcionan, efectos que producen, momentos para usarla, etc.

Te contamos todo sobre las cámaras lomográficas

Cámaras lomo_Destacada

A muchos nos sonará esto de la Lomografía como si estuviésemos hablando de una corriente cultural que solo los hipsters fotográficos han logrado dominar -y están orgullosos de ello-. Pero lo cierto es que definir la Lomografía es algo mucho más sencillo (o más complicado, según se mire). En pocas palabras, la Lomografía se resume en hacer fotografías con una cámara de la marca Lomo, que son de carrete, es decir analógicas.

Efectos cámaras lomográficas

Aprende a hacer fotos con cámaras lomográficas

La particularidad de estas cámaras, lo que marca su estilo inconfundible, es que originalmente eran cámaras baratas de baja calidad, fabricadas en Europa del este. Esto se traducía en fotos repletas de distorsiones ópticas, aberraciones de color, fugas de luz y demás fallos técnicos que, sin embargo, y por azares del destino, se han convertido en algo apreciado para determinado tipo de fotógrafos/artistas. Esto ha elevado el precio de las cámaras, pero no ha mejorado su particular calidad de imagen. Tanto es así, que la Lomografía cuenta con su propio mercado de cámaras de diseño, exclusivas y demás moderneces, hasta el punto de que existen objetivos para cámaras digitales que simulan los fallos de la cámaras Lomo para obtener el estilo característico. Ni que decir tiene que existen clubs de fans a lo largo y ancho del planeta.

Efectos cámaras lomo

Cómo funcionan las cámaras Lomográficas

Técnicamente el funcionamiento de las Lomo es de lo más simple que se puede encontrar. Apenas hay que apretar el disparador y listo -ni enfocar ni ningún otro ajuste-. La única limitación importante que conviene destacar es que al tratarse de una cámara de carrete, solo se dispone de 36 fotografías cuyos resultados solo se podrán ver una vez revelados (y esto añade un coste extra). Por supuesto, no son instantáneas.

Cámaras lomográficasSin duda lo más diferencial de la Lomografía es “su forma de ser”. La filosofía Lomo se centra en fotografiar las cosas dejándose llevar por el momento y por los sentimientos, olvidándose de la técnica fotográfica. Algo lógico si se tiene en cuenta que técnicamente las Lomo son una ruina. No hace falta enfocar, las normas de encuadre desaparecen, y así con todo. Es más cuanto más parezca una foto de aficionado mejor.

Lomografía

Así a vuela pluma, inclinar los horizontes, cortar parcialmente las personas que salen en las fotos, buscar contraluces y, por supuesto, usar luz de flash son solo algunos de los trucos más usados para convertirse en lomógrafo. Selfies, paisajes y gatitos son un buen punto de partida.

Cámaras lomo

Afortunadamente el espíritu lomográfico es fácilmente replicable en el mundo digital. Basta con combinar y aplicar unos cuantos filtros de desenfoque, de saturación y de distorsiones para obtener efectos similares. De hecho existen apps como Instagram, Hipstamatic o Camera+ que incluyen filtros que ya simulan por completo este efecto Lomo. Lo realmente difícil es captar las fotos al estilo Lomo, es decir, de una forma desenfadada, diferente, transgresora, rompiendo prácticamente todas las reglas de la fotografía convencional. Ahí es donde realmente se diferencia el fotógrafo del hipster.

Si tienes espíritu de ambos, seguro que quieres disfrutar y que disfruten de tus fotos y ahí es donde la lomografía tiene una gran ventaja. Son un tipo de fotos que nos ofrecen recuerdos pero que, sobre todo, pueden decorar muchísimo cualquier estancia de la casa o de la oficina, ofreciendo un estilo único e informal. Para ello, qué mejor que un póster de Hofmann, que pueden ser cuadrados, rectangulares o panorámicos en multitud de tamaños, para que puedas combinar distintas fotos en una misma pared, o que incluso puedas intercambiarlos en épocas del año.

como funciona una lomo

 

By: Juan Castromil  @castromil y Carolina Denia @CarolinaD