Blog Hofmann
Blog Hofmann

El sector de las bodas está experimentado una transformación importante. Las exigencias de la pandemia, con aforos limitados y medidas de seguridad, han obligado a muchas parejas a cambiar de planteamiento.

Las grandes celebraciones han quedado aparcadas; se imponen bodas de pequeño formato, con pocos invitados y ceremonias cortas.

Esa imposición de las bodas íntimas ha dado el espaldarazo definitivo a las llamadas microdewing. Este tipo de festejo, ahora obligado, se estaba ya abriendo camino con fuerza entre las parejas jóvenes.

Es la opción preferida de los millennials, que tienen poco presupuesto y huyen de las celebraciones tradicionales, pero convence igualmente a otros sectores de población.

Hay novios maduros que también buscan bodas íntimas, que prefieren celebrar su amor en pequeño comité.

Pero, ¿qué es exactamente una microweding?, ¿cómo se organizan?, ¿dónde se pueden celebrar bodas íntimas en Madrid? De todo ello os vamos a hablar.

Álbumes de boda

¿Qué es una microboda?

Como su nombre indica, una microboda o boda íntima es una celebración en pequeño y el elemento clave es el número de invitados. Si las bodas tradicionales sobrepasan con facilidad el centenar de asistentes, en las microweding no van más allá de las 10 ó 20 personas.

Son bodas a pequeña escala, que van a permitir contener el presupuesto y que van a propiciar una mayor libertad a la hora de organizar el evento.

Y ¿qué otros elementos definen a estas celebraciones?

• Flexibilidad

Las bodas tradicionales suelen caracterizarse por la rigidez. Todo está sujeto a calendarios estrictos, protocolos y condicionamientos y hay poco lugar para la libertad y la improvisación.

Las bodas íntimas se escapan bastante de esa rigidez. Permiten mayor libertad en todos los aspectos, desde la elección de invitados, hasta los espacios o el tipo de ceremonia.

• Elección de espacio

La cifra de invitados condiciona directamente la elección de espacios, tanto para la ceremonia como para la celebración posterior.

Si el número de participantes es muy elevado, va a exigir espacios grandes, mientras que para las bodas íntimas la exigencia es menor.

De hecho, una microboda podría desarrollarse en cualquier lugar, desde una pequeña ermita, hasta un jardín particular, una playa o un recinto al aire libre.

• Ceremonias más cortas

Las ceremonias de las bodas íntimas suelen ser más cortas. Eso es una gran ventaja para los invitados impacientes y para las celebraciones con niños.

Los pequeños no aguantan quietos demasiado tiempo, por eso son preferibles los actos de corta duración.

novios boda

• Mayor informalidad

Las bodas íntimas dan pie a una mayor informalidad, tanto en los protocolos como en la vestimenta. No es necesario ir de punta en blanco ni se imponen las corbatas o los trajes largos.

Los novios son los que marcan la pauta y pueden sugerir ropa cómoda y atuendos más desenfadados.  Pero hay bodas para todos los gustos.

También se organizan microwedings muy formales, donde los invitados lucen prendas exclusivas diseñadas para la ocasión.   

• Mayor interacción

En las bodas tradicionales, con un número elevado de invitados, es difícil que los novios puedan interactuar con todos los invitados.

Eso no ocurre en las celebraciones de pequeño formato. El reducido número de participantes favorece la comunicación y potencia la interacción entre los asistentes.

• Ambiente más relajado

En las grandes celebraciones, los nervios están a flor de piel; hay muchas teclas que tocar, intervienen muchos factores externos y todo ha de estar organizado de forma milimétrica.

Las bodas pequeñas se viven de manera más relajada y eso se nota tanto en la pareja de novios como en los invitados. 

• Menos presupuesto

Otra característica de las bodas íntimas viene dada por el presupuesto. Al ser celebraciones en pequeño comité, el gasto es mucho menor; se han de hacer menos invitaciones y recordatorios, el número de comensales es más pequeño y pueden elegirse menús más personalizados, adaptados a los gustos y bolsillos de los novios.

También los gastos en decoración son menores. No es lo mismo colocar flores en una iglesia grande y un gran restaurante, que acondicionar una pequeña capilla y una sala de comedor reducida.

La disminución del número de invitados, con la correspondiente reducción del presupuesto total, va propiciar una situación nueva: elegir en función de la calidad.

Con un grupo reducido de asistentes, se pueden elegir menús y decoraciones algo más elaborados, sin prestar una atención excesiva al precio.  Son las ventajas de  “cocinar para pocos”: puedes gastar más en ingredientes, porque el presupuesto no se va a disparar demasiado.

microbodas pareja

Ideas y consejos para bodas íntimas

Ya conoces las ventajas de casarte en pequeño comité; ahora vamos a ofrecerte unos consejos para que la celebración salga a pedir de boca.

1. Confeccionad una lista de invitados corta y bien meditada

Al ser una ceremonia íntima, vais a tener que elegir y eso obliga a ser muy precavidos.

Pensad en las personas que realmente queréis a vuestro lado; seguramente vais a recibir presiones, pero es vuestra boda y os toca decidir a vosotros.

2. Elegid un lugar con un significado especial para vosotros

El día de vuestra boda ha de ser único, así que buscad con libertad y dejaos llevar por las sensaciones. El mundo está repleto de lugares pequeños y acogedores donde elegir y no vais a tener dificultades si os acompaña un grupo reducido de personas.

¿Habéis pensado en organizar la boda en un hotelito de costa o en una casa rural? Quizá es el momento de plantearse esa posibilidad, porque el presupuesto no se va a disparar y los establecimientos van a recibiros con los brazos abiertos.

3. Planificad bien el acontecimiento

El hecho de organizar una microboda no significa que no se haya de preparar. Hay una mayor flexibilidad, pero si queremos que todo salga bien habrá que prestar atención a todos los detalles: recordatorios, música, fotógrafos, menús, flores.

Anticipaos y programad, pero dejad también un pequeño lugar a la improvisación porque siempre pueden surgir imprevistos.

lanzamiento de ramo

4. Buscad la ropa que os haga sentir mejor

Las bodas pequeñas permiten licencias que no suelen concebirse en las bodas grandes, y eso tiene mucho que ver con la vestimenta. Elegid un traje o un vestido con el que os sintáis realmente a gusto y si queréis poneros ropa informal, estáis en vuestro derecho.

No se trata de ir en tejanos, pero, si os apetece, nadie os lo va impedir. Por suerte, el panorama de la moda es tan inmenso que podéis encontrar prendas informales con un toque de elegancia y piezas más serias con detalles desenfadados. 

5. ¿Regalos de boda? Claro que sí.

Como decíamos, hay que prestar atención a los detalles y eso empieza con las invitaciones y los recordatorios.

El mercado ofrece una infinidad de artículos que se pueden personalizar; en Hoffman, sin ir más lejos, hay propuestas originales para todos los bolsillos, que van a dejar a los participantes un buen recuerdo.

Incluso podéis hacerlos vosotros mismos con un poco de maña e imaginación.

Regalos de Boda

6. Prestad mucha atención a los elementos incluidos en el presupuesto.

Si vais a contratar un restaurante o un servicio de catering, analizad a fondo las distintas opciones y no dejéis cabos sueltos.

Seguramente habrá elementos que no podáis controlar, pero cuanto más atado lo tengáis todo, mejor. Un detalle importante: dejadlo todo por escrito y no olvidéis hablar sobre los derechos de cancelación. Si vais a adelantar dinero, vale más tenerlo todo controlado. 

7. ¿Empezar el día juntos el día de la boda? ¿Por qué no?

La tradición dice que los novios han de estar separados las horas previas a la boda, incluso la noche antes. Pero no estamos ante una boda formal, así que haced lo que os apetezca.

Si queréis empezar el día juntos y hacer todos los preparativos entre los dos, mejor. Habrá más detalles para recordar. 

¿Dónde celebrar bodas íntimas en Madrid?

La Comunidad de Madrid ofrece multitud de espacios para celebrar una boda íntima. Tanto la capital como los alrededores están plagados de rincones especiales, donde los novios podrán sentirse a gusto en compañía de sus seres más queridos.

Aquí tenéis 4 propuestas. Son lugares con encanto aptos para eventos grandes y pequeños, que cuentan con una enorme experiencia en la organización de bodas. 

Hotel de las Letras en Madrid

En el corazón de la capital hay un lugar elegante y singular que ha convencido ya centenares de novios. Se trata del Hotel de las Letras, una edificación del año 1915 dedicada a la literatura y que va a llevaros a la época de Cervantes y Lope de Vega.

Los salones para eventos están en la primera planta y ofrecen unas fantásticas vistas de la Gran Vía madrileña.

Palacete Fortuny

Este palacete del siglo XIX, ubicado muy cerca de la Castellana, tiene jardín privado, discoteca y dos restaurantes.

Allí se reúne la élite madrileña para celebrar encuentros. Ofrece actuaciones en vivo.

Real Fábrica de Tapices

Es un espacio elegante y exclusivo, con una larga experiencia en celebraciones. El edificio es Patrimonio Nacional y la gastronomía a cargo del grupo de catering Puchero de Plata.

Ofrece la posibilidad de crear menús personalizados.

Finca Monteviejo

En la carretera de Burgos, dentro del término del Molar, se encuentra esta finca inspirada en los castillos franceses.

Tanto el edificio como los jardines trasladan a los invitados a la Provenza. Hay dos espacios para bodas y ofrecen una carta tradicional con detalles vanguardistas.

La lista de locales para celebraciones es extensa y diversificada. Sea cual sea la opción elegida, lo importante es abordar el evento con ilusión y prestar atención a los detalles. Va a ser un día muy importante en vuestras vidas y eso merece cariño y dedicación.